domingo, 25 de marzo de 2007

El nudo

Nos estamos volviendo un nudo de manos llenas de pintura, de piernas largas y capaces de correr. En la ciudad que haría para vos, que quisiera hacerte, donde nadie te haría daño, y no tendrías que tener enfermo el cuerpo, y no se te estaría acabando el alma de puro cansancio, nos volveríamos un nudo cómodo. Yo te haría una ciudad donde me abrazaras y no te quedaras a unos metros de distancia, tocándome el hombro como si fueras alguien más, mirándome con esos ojos brillantes y dorados que recuerdo mientras escribo.

Te prestaría un lugar donde te acercaras y tocaras con la palma de las manos las yemas sensibles de mis dedos que se han estropeado algo por el abuso de la guitarra, pero que te esperan. Te haría una ciudad donde salieras a caminar y siempre encontraras un gato que te hiciera compañía o un viejo que te despedazara el mal humor contándote cuentos. Te dejaría salir a correr, a darle al viento oscuro de la noche lo que se te queda en la garganta durante el día. Te haría una ciudad en donde las puertas no tuvieran llaves, uno de esos lugares donde la gente aprecia los individuos que salen sin encartes a menear el pelo por los parques, por la curvas. Te prestaría un espacio para que cantaras duro y desafinado sin estorbar. Donde te dejaras querer más y me hablaras más bonito...

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia