lunes, 21 de mayo de 2007

La sala está en silencio y él está en la sala.

Las evocaciones se hacían más frecuentes porque se había reunido un par de veces con sus hermanos, y a ellos no se les podía decir que no cuando les daba por recordar.Era una época de verdades pasajeras, de errores de ortografía, de conocimiento esquivo, la que lamentaban juntos. Lo había invadido una nostalgia perezosa y lenta. No podía soñar sino con mesas de billar y chistes, y eso ya no le correspondía. Ya debería haber aceptado el pasar de los años, la vejez, pero no. Tampoco lograba concebir el que las decisiones, que pensaba había tomado bien, lo hubieran conducido a esa sensación. Una vida decorosa, respetable, responsable, intachable, amigos sinceros, habían llevado todos a un desasosiego vulgar. No lo impulsaba, no lo retenía. Lo dejaba suspendido, con la voz hecha pedazos y los contornos de los ojos húmedos; pero inmóvil. En silencio. Viejo y con el día siguiente planeado.

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia