jueves, 31 de julio de 2008

Cráteres en mi corteza cerebral

Mi queridísimo peludo era experto en ir de un extremo de la ciudad al otro montando su cohete rojo. Alzaba las manos y se reía antes de aterrizar. "¡Tontos!", les gritaba a los otros humanes que andaban por las calles sobre sus patinetas. Hasta el día en el que mi queridísimo peludo le aterrizó en el pelo morado claro, textura algodón de azucar, a una viejita que gritaba sosteniéndolo con fuerza por las muñecas: ¡Esta vez no te me escapás Muerte cínica! ¡O me llevás o me llevás!".

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia