sábado, 9 de agosto de 2008

Mía

No, no, así no. Con los ojos cerrados y permitiendo que cada cosa que fue puesta ahí invada el cuerpo. Que los bemoles den la vuelta por el caracol del oído, que las armonías hagan un vacío entre las costillas, justo donde tenés esa barriga tuya, que las palabras elegidas con tanto cuidado cambien el color de tus prejuicios y tus seguridades. Dejame, yo quiero oír esa canción y quiero imaginarme que todas las cosas se parecen a ella. Que ese chico se desafinó tratando de imprimirle toda la emoción que yo debía sentir al oírla. No, la trompeta tiene que ser así, brillante y dulce. Y las disonancias y las modulaciones. Así, dejando que las imágenes suenen a ella.

2 comentarios:

los archivos s dijo...

Dejáme, yo quiero leer este texto y quiero imaginarme que todas las cosas se parecen a él. Que esa chica se desvió tratando de imprimirle toda la sensibilidad que yo debía sentir al leerlo...muy bonito Catalina

los archivos s dijo...

Muñeca volví a escribir

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia