martes, 19 de agosto de 2008

Maga

Yo la conozco y no me la inventé. Pero parece una maga, entonces no sé si exista de verdad tal como yo la ví. Es del tamaño de los gigantes que se pasean por el parque que hay al lado de mi casa, el de la fuente sin agua, el de los edificios pintados de tiza verde, naranjada y roja. Cuando la conocí me dio miedo porque me produjo esa ansiedad de saberlo todo pronto, que a veces, como agua efervescente, me atropella cuando estoy a punto de coger un bus o a punto de caerme dentro de tus pupilas. Estaba contando un cuento y fue ahí cuando descubrí que cerca de mi casa hay una plazoleta abandonada donde se refugian quienes en este tiempo conservan la habilidad de crear. Allí es donde viene a veces, pero no la veo mucho. Leo sus historias y logra envolverme con sus aires intóxicados de deseo y humo de cigarrillo. Logra que quiera inventarlo todo pronto. Hacerlo todo de nuevo.

1 comentario:

Anfetamina dijo...

Yo quiero que no se demore tanto en escribir. Gracias.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia