lunes, 4 de agosto de 2008

Decreto

Si miro para atrás duele. Duele el cuello porque hay que torcerlo, los ojos porque los puntos están muy lejos y a los ojos les dan ganas de hacer lágrimas, que es un trabajo duro y duele. Duele la cabeza porque comienzan los delirios de persecución y la nostalgia, que también duele en el estómago. Entonces no voy a mirar para atrás. Por comodidad, no más.

2 comentarios:

Camila Avril dijo...

Y a veces, además, es innecesario hacerlo.

Jennifer Argáez U. dijo...

y por salud!

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia