lunes, 1 de septiembre de 2008

22 ojos

-Conté 12
-Yo 18 esta mañana ¿Por qué nos miran?
-Porque tú dejas las ventanas abiertas preciosa, y luego te entras a bañar.
Obviamente nuestros vecinos quieren saber qué pasa aquí dentro.
-Yo creo que nos miran porque tú te sientas en el borde de la ventana, y estamos en un onceavo piso. Es como ver el espectáculo del circo.
-Yo sólo me siento ahí cuando la noche está muy bonita. No siempre.
En cambio tú de la pasas bañándote.
-No me voy a acostar sin bañarme después de haber sudado todo el día...
Yo creo que nos miran porque hay un asesino que quiere matarnos entonces le dio plata a todos los vecinos para que nos espiaran y le dijeran a qué hora hacíamos qué cosa; y cuando el asesino sepa exactamente qué hacemos va a venir y va a acuchillarnos por la esplada.

Mauricio hace silencio y la mira. Niega con la cabeza.

-No creo.

"Mauricio y Manuela vivían aquí hace más de un año. Cuando me alquilaron el apartamento me dijeron que eran compañeros de Universidad y a mí me parecieron personas decentes. Me dijeron que ella era bailarina y él arquitecto. Yo no sé porqué alguien querría matarlos así. No, yo nunca vi nada raro. De pronto la gente si se quejó al principio porque sus amigos venían por las noches y se quedaban hasta muy tarde escuchando música muy duro, y sí se les dijo varias veces, no hicieron caso, pero después nadie lo volvió a mencionar. Sólo don Ramón, el del décimo piso, un hombre muy extraño por cierto, muy silencioso, me dijo algo al respecto hace como un mes pero nada más. Sí, fui yo la que los encontré a los dos esta mañana. Una cosa espantosa! Mi tía vive en el piso once, al frente de donde vivían ellos. Como ella está de viaje yo subí a regarle las matas y ví que del apartamento salía sangre por debajo de la puerta. Claro, yo toqué la puerta varias veces, me pegué del timbre, grité, y como a los quince minutos ya me convencí de que había que llamar a la policía y así fue. Yo me voy a tener que tomar alguna cosa para poder dormir. Pues parece que fue con un puñal o un cuchillo o algo así, pero yo no sé de esas cosas, ya tendrá que decir la policía".

4 comentarios:

Anfetamina dijo...

Antes de hacer un comentario a la bailarina roja necesito un café, quizás un cigarrillo. Tal vez un comentario sea insuficiente, tal vez baste para una mínima reafirmación de talento. Por cuaquier creación tuya, necesito comentarte. Lo hice en voz alta ayer, lo confieso, ante un ángel con afro. Le dije "es increíble que exista" refiriéndome a vos, la bailarina... me gusta que no te demores en escribir, que me alimentes diario. Ahora sí, gracias.

yo no me llamo javier dijo...

catalina, no en mayúsculas intermitentes, si en lo más pequeño de una minúscula que describe la simpleza de la unión de tus palabras. es un agrado para mis ojos saborear tus texos, que a pesar de tu nombre son GRANDES.

su sencilles me desnuda y pienso: me gusta.

Catalina. dijo...

Gracias!!
Que comentariotes.

Spaceboy dijo...

Por acá mirando tus cosas. Me gusta.

Saludos desde el espacio.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia