jueves, 30 de octubre de 2008

Cerrados. Abiertos.

Gabú estaba despierto, pero no abrió los ojos durante un buen rato. Respiró despacio debajo de las sábanas, sintió el latir de su deforme corazón, escuchó el silencio abrumador de su pequeño apartamento y el canturreo de la vecina del piso de arriba; despegó los dedos de su mano derecha y una vez estuvo listo para recibir el día, despegó también sus párpados para encontrarse con unos bonitos ojos que lo esperaban con las pupilas dilatadas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que afortunado es él por despertar frente a un par de pupilas dilatadas. Bonito bonito

Jenn

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia