jueves, 2 de abril de 2009

Un muñequito de tinta

Primero, fue un muñequito de tinta solo. Luego, acompañado por una muñequita hecha a lápiz. Juntos compartieron una hoja con renglones azulosos durante un tiempo. Después, él fue un muñequito de tinta que intentaba conquistar a la chica de sus grices sueños, y no lograba hacerlo porque la señorita tenía dudas acerca del amor. Ahora, es un muñequito de tinta que llora sentado en una línea porque el tonto del autor decidió borrar la muñequita de carboncillo justo después de que ésta le dijo "te quiero".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay! Que bonito! Yo no quiero que me borren nunca... ni borren a nadie que esté en mi hoja!

Jenn

yo no me llamo javier dijo...

hojitas de papel, ojitos de tinta.

lapiz-carbón-borrador-libertad.

catacatacatacata.

saludame a Cortázar

CincoMilPesosVerdes dijo...

Estomegustamucho.
Alseñorqueborrolamuñequitaregalaleunpocodetintarojaparaquehagaotramásbonita.
Estomegustamucho.

Atenea dijo...

esto ha sido del total agrado de la reina y ella felicita a su subdita favorita jajajajaja
un beso arequiposo

Laura María dijo...

Cata!!
Me ha gustado mucho este cuento... En la sencillez y en lo romántico se encuentran grandes encantos.
Seguiré leyéndote, despacio pero lo haré.
Un abrazo.

Laura Trujillo.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia