viernes, 27 de noviembre de 2009

N.

"¡¡¡Ahí!!!"

El grito de Gonzalo se escucha apagado por los árboles, la distancia y la noche. Su voz crece por la emoción. Marín y yo corremos por el camino delgado, intentando no tropezar con una raíz levantada, ajustando nuestras pertenencias al cuerpo para no perder lo poco que llevamos y el agua.

"¡Allá está!"

Gonzalo no para de gritar, siento como el calor llega a la cara, corremos más rápido, la angustiosa espera parece estar terminando, Marín grita para avisarle a Gonzalo que estamos llegando. La mochila roja de Gonzalo aparece, luego su pelo desordenado, luego su cuerpo flaco y muy peludo. Señala.

Lejos se ve un punto amarillo brillante, una lucesita pequeña como de barriga de cocuyo. Un norte.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia