domingo, 21 de febrero de 2010

Esto es culpa de Gonzalo Arango y del puñal con el que me quitaron las cositas.

Este Valle de aburrá y de lágrimas, mi ciudad rodeada de montañas y de tristezas, hoy me mira soleada y me sopla ese vientecito perfecto que lleva años practicando. Está tan hermosa como siempre, llena de gracia, de anoréxicas monas, de perfumes frutales, de gente esperanzada y persistente, de dolor y de miseria, de traquetos, motos, camisetas coloridas e incomprensión. Me queda grande esta ciudad que hoy me mira, como retándome, como preguntándome por mí.

Me persiguen sus prejuicios de vieja hipócrita, sus manías de ladrona, de mala compañera para la calma, de sirvienta a intereses de otros más grandes y menos tristes. Yo intento sostenerle la mirada a Medellín, pero me quedo corta de valentía y de inteligencia para amarla tal y como es.

6 comentarios:

yo no me llamo javier dijo...

Medellín a solas con tigo...

roja muchacha, te debo algo. pronto te lo cumpliré, me gusta leerte, como te dije: me tranquiliza chica, me doy cuenta que yo no soy el único maldido que ama odiando esta ciudad calavera, que se quema viviendo el sol bala, las caderas comerciales y los bonitos decorados de sus iglesias, las palomas.

un abrazo con las manos y un poco el pelo.

CincoMilPesosVerdes dijo...

Medellín a solas contigo....
La imagen que dibujé cuando me sucedió esa lectura, fue una jarra de estrellas negras derramando su contenido.
Niña a veces sos montaña, a veces camino...

Guto dijo...

Que precioso como describes la personalidad de esa ciudad. Creo que todos los que hemos vivido en ella de una u otra manera hemos sentido lo mismo que tu sientes. Un ente que respira, nos abriga igual que nos hiere.
Imaginate cuantos Gonzalos y cuantas Catas habran sentido a Medellin?. pero que pocas lo han descrito de tal manera.

Guto dijo...

Lo leí varias veces para ponerme en tu posición.

Kassandra dijo...

En Medellin no hay monte pa' tanta grilla ni lago pa tanto pato

Anónimo dijo...

Me acojo en parte a tu visión de esta ciudad, la ciudad puta, en la cual (y no son sólo las grillas y los traquetos, también...) se engrandece lo que no es grande. Pero tendremos que reconciliarnos con ella tarde o temprano. Como lo ha dicho Cavafis:

"!Ah! No comprendes que al arruinar la vida entera en ese sitio la has malogrado en cualquier parte de este mundo?"

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia