domingo, 19 de junio de 2011

Quiero cantar una cancioncita pequeña. No gritar por los corredores vacíos mi nombre, no delante de las multitudes mis anhelos, no encima de las mesas mis pensamientos. Sólo dejar entrar el aire y hacer malabares con él hasta sacarlo otra vez. Cantar una melodía pequeña, que no te canse, que tú puedas cantar conmigo.

Ironías

No inventé, todo es fruto de observaciones directas. Escucho personas que dictan tajantes a sus hijos qué deben hacer y aún no entiendo cómo crecen tales chicos, en mares de contradicciones y dobles morales. En su honor, este escrito.

No matarás. Tal vez matarás si matas a quien es malo. Apoya el partido político contrario. Si es drogadicto. Si estorba (sabrás quien estorba, no te preocupes).

La casa es sagrada. Pero si en la casa hay gente despreciable que no piensa como nosotros hay que destruirla.

Debes respetar a los demás, pero si los demás son homosexuales o de otra raza, debes retirarles tu respeto y alejarte para que nadie te vea cerca.

No robarás. A menos que robar signifique un enorme beneficio para tí o tu empresa, o en caso de que puedas llamarlo de otra manera.

Amarás tu patria pero te irás de ella y nunca dirás que tiene futuro a no ser de que estés frente a un extranjero. En caso de que eso suceda, defenderás tu raza fuerte y pujante.

Creerás que los medios de comunicación son mentirosos, sólo sabrás que no lo son si dicen algo que tu ya crees verdadero.

Serás justo y separarás las manzanas buenas de las manzanas podridas (tú nunca serás una manzana podrida y ya deja de preocuparte).

Amarás a tus semejantes pero ignorarás aquello que pueda hacerlos felices burlándote de su ingenuidad.

Debes construir una familia y amarla, pero debes hablar mal de tu suegra, desear serle infiel a tu esposa, comprarle regalos a tus hijos y enseñarles a repetir estas palabras.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia