viernes, 30 de noviembre de 2012

El mar de mis emociones me arroja a la orilla de la playa. Desconcertada, observo este gigante que se burla de mi pelo desordenado y mi nudo de sal en la voz. Logro recuperarme, pero las olas vuelven por mí. Me llevan al vientre caliente y asfixiante del mar, al centro de mis emociones convulsas y transparentes, que me hacen girar dentro de ellas sin escape, con la boca y los ojos nublados por el agua. El mar de mis emociones me aprisiona allí donde no tengo más opción que esperar a que la orilla le ruegue por mi, y él me arroje de vuelta a la calma.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia