lunes, 16 de junio de 2014

Los nombres

A Manrique lo llaman Manruá
al hambre, agonía
a la alergia, coriza
al asma, gatico.

Al vino, vinuel 
a tres personas juntas, fiesta
a dos personas juntas, amor. 

A las penas
en cambio,
no las llaman de ninguna manera.

Las confunden,
ignorándolas,
con el bochorno
o la luz que
resbala por el poste
bajo la lluvia.

1 comentario:

Camila Bolívar García dijo...

Porque las penas
Entendidas como tristezas
Son la definición exacta de lo inefable.

A las palabras, creadoras de mundo
Una profunda amargura
hoyo negro en el corazón,
poderoso magneto,
Aplaca macizamente cualquier rastro de luz.


Y quizá algo así pasa con las alegrías...
pero de esas auténticas
que difícilmente se logran trazar

Porque las sonrissa ahogan e inundan de incandescencia
la mente que idea
y al habla engendra.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia