domingo, 26 de julio de 2015

Hay que ser un árbol, me dijo.
Un árbol bello,
que sea regalo,
que se pueda disfrutar con el tacto,
el olfato y la vista.
Con algunas flores,
de aroma simple,
que alegre
con su manera
perfecta
y profunda
de existir, me dijo.
Y al hacerlo,
fue mi sombra.

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia