viernes, 16 de febrero de 2018


Esta terrible claridad.

Duele, como mirar al sol
con los ojos abiertos

Balcón

Mis dos gatas toman el sol.
La blanca se lame.
La negra se regodea en el suelo.
Se calienta por un costado,
hace un giro sobre la panza
y se calienta por el otro.
Me siento al sol
para que se seque mi pelo mojado.
Las gatas me observan
compartir su ritual.
Las hojas de las plantas brillan
El sol lo acaricia todo.
Y como una punzada en el estómago
inesperada
reconozco,
en ese respiro,
la finitud.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Puntos de gloria

Como parte de una competencia tácita
mis amigos, los intelectuales 
me preguntan por apellidos de autores que desconozco. 
Eligen de su larga lista el más raro 
y con ese amedrentan a los nuevos 
o se lucen frente a las nuevas.
Yo me esfuerzo en el concurso silencioso 
menciono los apellidos que sí me sé 
los que más me gustan, 
pero pronto son descartados 
por fáciles, 
porque esos se los sabe todo el mundo. 
Si uno de los intelectuales deconcierta a otro 
y gana un par de puntos de gloria, 
su contrincante, procede a servir un ron 
y cambiar de tema a toda costa 
no vaya a ser que caiga más bajo, 
usando, eso sí, algún adjetivo rebuscado 
que lo reponga en la competencia. 
Mis amigos, los intelectuales 
gustan de repetir listas 
que puedan agrandar
simbólicamente
el tamaño 
de su verga.  


  

Datos personales

Mi foto
Medellín, Antioquia, Colombia